Reactiva tus neuronas

8 acciones básicas para mantener tu cerebro en forma

 

En Upalah, no sólo se atiende a niños, sino también a adultos, la mayor parte de ellos, vienen por dificultades adquiridas tras un ictus o un accidente vascular cerebral, o bien por deterioro cognitivo dado por la edad. Trabajamos -hablo en plural porque el trabajo es mutuo por parte del profesional y del adulto en atención- principalmente vías de acceso al lenguaje, evocación de palabras, dificultades de articulación en el habla, o estimulación de vías cognitivas que ayuden a mantener viva la vía de entrada, de información y de relación.

 

No te asustes, no pretendo realizar una entrada técnica sobre intervención sino comentar a rasgos generales cómo mantener esas vías funcionando de forma óptima, o lo que es lo mismo que hagáis yoga o pilates con vuestro cerebro para mantener su flexibilidad y plasticidad.

 

Hoy mi interés es que conozcas cómo cuidar tu salud cerebral. En este post encontrarás algunos consejos y ejercicios para reactivar tus neuronas, la concentración y la atención. Si te ejercitas verás que poco a poco el rescatar contenidos que tengas alojados en tu cabeza resulta cada vez más sencillo. Son las acciones que realizo a nivel personal, y son las acciones que aplico y recomiendo a nivel profesional, principalmente en la atención en adultos.

 

Primero de todo aclarar que para mantener un cerebro en forma debes mantener una vida sana, una dieta saludable, oxigenarte haciendo ejercicio y dormir son pilares básicos, que ayudan a  mantener tu cerebro joven y con energía.

 

Dicho esto, lo que más le suele gustar a un cerebro es la organización, le gusta tenerlo todo ordenado, cada cosa en su espacio. Por ejemplo, el cerebro de la mayor parte de las personas les gusta ordenar las palabras por campos semánticos, o lo que es lo mismo por el significado que tienen. Tenemos la particularidad que en nuestro idioma algunas palabras son revoltosas: las hay que suenan igual pero significan diferente, las hay que significan lo mismo pero su forma es diferente, o hay que una sola palabra según el contexto puede tener diferentes significados; con lo que las zonas que se activan para ellas son variadas, en un cerebro sano. Si quieres saber más sobre esto, te enlazo al final de este post, un artículo de María José Mas, neuropediatra que tiene el blog neuronas en crecimiento.

 

Como todo en la vida si te mueves en un campo organizado y conocido tu cerebro y tu os sentís cómodos. Pero, no estarías leyendo este artículo si no pensaras que salir de toda zona de confort ayuda a crecer y a dar vida.

 

Así que antes de ponerte a hacer ejercicio, prioriza qué quieres entrenar o qué te gusta más, y dosifica la entrada en cada campo; no hagas todas las actividades de golpe, porque el efecto podría resultar el contrario: confusión, cansancio, dolor de cabeza. Se progresivo, y piensa en hacer descansos, y relajarte.

 

Poner tu cerebro en forma, mantener la velocidad y agilidad de pensamiento necesita de una serie de hábitos. Aquí te dejo una “dieta de 8 acciones básicas” para tu cerebro:

 

  • Conecta tu actividad física con la actividad cerebral. Éste es un gran ejercicio, entrena tus habilidades manuales: pintando, cosiendo, cocinando, construyendo, tocando un instrumento.

 

  • Se ordenado, procura tener un horario regular para todas tus actividades, tu salud agradecerá esa organización.

 

  • Realiza pasatiempos, hay libros y juegos de ordenador, yo soy más tradicional me vale con coger el periódico y hacer los crucigramas que vienen cada día.

 

  • Utiliza tu memoria. Juega con ella de camino a casa, para hacer pequeños descansos en el trabajo, o bien si estás estudiando. Trata de memorizar secuencias de letras, de imágenes, de números, aquí las preferencias son múltiples. ¿Cómo hacerlo? te propongo varios ejemplos: escribe la lista de la compra, y luego… atrévete a sacarla sólo en la cola de la caja para comprobar que lo has comprado todo; recurre a imágenes de una revista y márcalas, trata de que tengan relación o bien por categoría (frutas, ropa, colores…) y márcate un límite para memorizar todo lo señalado; cierra la revista y trata de pensar qué cosas has marcado. Si estás con los amigos, piensa en ser voluntarioso y acordarte del pedido de todos en el bar para decírselo al camarero; si todos os pedís lo mismo no vale; sino haz la suma mental de la compra que llevas en el carro, o bien de todo lo que habéis pedido en el bar, son sólo ejemplos que puedes aprovechar en tu vida cotidiana. Si estás interesado en entrenarlo y requieres ejercicios específicos házmelo saber, por si puedo ayudarte.

 

  • Juega con tus hijos, o tus nietos; no hay nada como dejarse envolver por sus historias en el juego, flexibilizas tu lenguaje, y también tu adaptación a los cambios, todos sabemos como empieza un juego o una historia, el final siempre es mágicamente sorprendente. Hacer puzzles, juegos matemáticos, o los que más me gustan a mi, los juegos de ingenio tradicionales.

 

  • Lee. Lo que quieras, de todo, variado, pero lee, agiliza tu campo semántico con diferentes lenguajes.

 

  • Pon en práctica nuevas habilidades, proponte aprender algo nuevo y trata de llevarlo a la práctica, tu cerebro se verá beneficiado, darle nuevos inputs y reorganizar tus mapas mentales es uno de los mejores ejercicios que hay para darle juventud.

 

  • Sé social. Sobretodo y por encima de todo, mantener conversaciones con otras personas de diferentes edades, gustos, etc. Nos obliga a pensar ágilmente, comprender nuevas perspectivas, flexibiliza nuestro pensamiento y aprendizaje. Éste es otro gran ejercicio.

 

Ten siempre presente que para asimilar nueva información, la clave está en hacer conexiones cerebrales más sólidas. La mayor parte de ellas se forman durante la infancia, por eso en Upalah, destaco el respeto al tiempo y ritmo de aprendizaje, hacerlas más sólidas es andarlas por uno mismo. Y eso requiere tiempo y alimento, como el ejercitar el poner nuevos aprendizajes -por propia voluntad- en práctica; pero de eso ya hablaremos otro día.

 

Proponte darle flexibilidad a tu cerebro, proponte darle descanso, alimentarlo bien y sobretodo premiarlo con aquello que más le guste hacer; mantenlo activo, mantenlo vivo ¡tanto o más que tu cuerpo!

 

Te enlazo al artículo “La organización cerebral” escrito por María José Mas, neuropediatra y autora del blog neuronas en crecimiento. https://neuropediatra.org/2016/06/27/el-diccionario-cerebral/#more-17243

 

 

Si te ha gustado este artículo, compártelo, si quieres compartir tu opinión, escríbela en comentarios.

 

 

 

Si quieres conocer qué más puedo hacer por ti como Logopeda, clic en suscríbete.

 

 

Si lo que deseas es consultar sobre tu caso personal y conocer en qué y cómo puedo ayudarte clic en  consulta.

 

 

 

Deja una respuesta

Comparte este articulo
Share on pinterest
Pinterest
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on telegram
Telegram
Share on whatsapp
WhatsApp